El derecho a decidir

La Fundación Susan B. Komen y su indolente decisión de retirarle apoyo financiero a Planned Parenthood para las mamografías que PP ofrece gratis o a muy bajo costo a mujeres de bajos ingresos, han acaparado la primera plana de todos los medios de prensa. Una decisión nefasta, tomada bajo las presiones políticas de los sectores conservadores de Estados Unidos que se oponen a la asesoría que practica Planned Parenthood en sus centros sobre la opción de interrumpir un embarazo. Por ayudar a “salvar” entes no-natos, se ha puesto en peligro y condenado a una muerte posible y prematura a personas vivas y reales: las mujeres. A las mujeres más pobres.

No hay duda: hay que rescatar el tema de la reproducción humana de la visión fundamentalista, comenzando por las palabras. La primera: la palabra “aborto”.   Al “aborto” hay que llamarle en términos médicos : la interrupción de un embarazo. Igual de importante es el interiorizar el tema de los derechos y la soberanía personal de una mujer, como ser humano y como ciudadana. La mujer no es una yegua o una vaca o una chancha o una gata, o una cebra. La separa de los animales lo mismo que separa de los animales al hombre: su capacidad intelectual. Nada que ver con otra palabra: “alma”. Nadie puede probar si existe o no el “alma”. “Alma” es un término – invento o creencia- religioso, y cada religión tiene su definición de “alma”. Es el intelecto, el cerebro, el raciocinio lo que separa a las otras especies mamíferas y primates, del homo sapiens.

Una mujer no es una incubadora o un útero ambulante, sin voluntad propia. La salud -física y mental- de una mujer tiene que ocupar la máxima prioridad en todas las decisiones que ella tome con respecto a su vida. Esto abarca su seguridad personal, su integridad física, su derecho sobre su salud y su cuerpo, incluyendo su fertilidad y su vida sexual. No, la mujer no es una kangura o una chiva. Es un ser racional, por lo tanto, tiene facultad de tomar decisiones. Y en el mundo moderno y civilizado, donde se vive en un estado de derecho que aboga y respeta los derechos de todos los ciudadanos, las personas que son “personalidad jurídica” -o sea, que existen y tienen derechos inalienables en la civitas– tienen prioridad sobre las personas que no existen.

Un feto no existe aún como persona, como personalidad jurídica con derechos civiles o humanos. Existe como dependencia de un cuerpo anfitrión. El tema de la viabilidad es clave para entender esto. Un feto de cuatro o cinco meses, por lo general, no es viable. Si se le pare al mundo exterior por parto natural, o mediante una cesárea se le hace “nacer”, no sobrevivirá sin la tecnología médica de los hospitales. Eso es muy importante tenerlo en cuenta. Ese detalle que parecería significar indefensión fetal no hace del feto un “ser humano inocente e indefenso”. Solamente hace del feto un feto inviable. No puede concebirse, entonces que un feto pueda ejercer derechos por encima de los derechos del individuo femenino anfitrión.  El ser dueño del cuerpo anfitrión es el que tiene los derechos. La mujer existe a priori.

Si una mujer embarazada muere en un accidente, se registra una muerte: la de la mujer. Hay certificado de defunción para una persona, no para dos, ni para una y media. Se entierra a una persona -a un ser humano del sexo femenino-, no a dos, o a uno y medio…. incluso si el embarazo estuviese bastante avanzado.

Lo que una mujer decide hacer para beneficiar y viabilitzar al feto no-nato con la tecnología médica que existe, eso es decisión propia. Los Testigos de Jehová, los Científicos Cristianos, y muchas otras religiones, no creen en la tecnología médica. Por lo tanto, si un feto se desprende de un cuerpo anfitrión a los seis meses por ejemplo, ese feto morirá sin la tecnología disponible.  ¿Por qué no hay una cruzada para obligar a estas religiones a tener que recurrir a la tecnología médica para salvar vidas, no solamente la de los fetos, dicho sea de paso, sino también de los niños menores de edad que mueren por la falta de atención médica que le impiden sus padres?  ¡Ah!  Ahí está el punto.  Oponerse a la interrupción de un embarazo no tiene nada que ver con “el derecho del feto a la vida, como ser humano”, sino con que la mujer NO tenga derechos propios e inalienables sobre su cuerpo, sexualidad y fertilidad y sobre la familia que decida o no formar.

¿Y por qué se obliga al celibato -en la Iglesia Católica, al menos- tanto de curas como monjas, cuando estríctamente hablando, eso viola las instrucciones de Jesucristo que son bien claras: “Creced y multiplicaos…..”  Si eso fue lo que Jesús le dijo a sus 12 apóstoles, entonces todo el clero, desde el Papa hasta la última monjita, está interfiriendo con el diseño -plan- de Dios para que toda la especie humana se multiplique. Para el clero es optativo; para los demás mortales, obligatorio.

Esto del “aborto” tiene que ver con mantener a las mujeres sometidas e inferiores, propiedad de sus maridos o familias, sin soberanía plena sobre sus vidas.  El feto es una mera excusa.  Si la Iglesia Católica de veras quisiera impedir los abortos, en vez de repartir solo hostias en la comunión, repartiría hostias y condones gratis. “Tiemplen, pero no conciban”. Pero no. La Iglesia lo que quiere reducir es el sexo que no puede regimentar bajo sus cánones (el matrimonio). Y además, la Iglesia Católica es sexofóbica: santifica el sexo dentro del matrimonio, bajo la noción de que Dios ha dado permiso a esa pareja para copular, pero no para copular por la libre, sino sólo para tener hijos, para multiplicarse. Por eso también se opone a los anti-conceptivos, al control de la natalidad y a la planificación familiar.

Volveré sobre este tema para abordar las interrupciones de segundo y tercer trimestre, y sobre las deleznables declaraciones de Rick Santorum sobre la obligación de una mujer que ha sido violada.

Published in: on February 5, 2012 at 3:53 pm  Comments (1)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://sinmujeresnohaypais.wordpress.com/2012/02/05/el-derecho-a-decidir/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentLeave a comment

  1. Les invito a mi blog.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: