Benedicto XVI en Cuba para el 2012

Habrán pasado 14 años desde la visita de Juan Pablo II a la isla de Cuba. Esta visita que ya se anuncia para 2012 de Benedicto XVI es otra visita de Estado, un evento protocolar entre dos jefes de gobierno: el del Estado Vaticano y el del Estado Cubano.

Hay que repasar la lista de pedidos -el “wish list”- de la Iglesia cubana cuando visitó Cuba Karol Jósef  Wojtyla, y ver qué incisos no han obtenido respuesta. De memoria, puedo decir: escuelas católicas privadas; espacio en radio y televisión para el proselitismo religioso; prensa escrita de la Iglesia a nivel nacional.

A lo mejor en el “wish list” que compone la futura agenda está que el gobierno le reconozca a la Iglesia su propiedad privada en todo el país: o sea, las escuelas, iglesias, catedrales, residencias del clero, antiguos conventos de monjas, hospitales, centros de peregrinaje, las instalaciones del arzobispado, etc. Si no se han reconocido ya, pues semejante petición me parece justa. Después del régimen, o sea, después del Estado Cubano, es probable que la Iglesia Católica sea el propietario más acaudalado de la Cuba socialista. Por ahí debe existir la cifra de los activos -los assets- del Vaticano en Cuba.

Las promesas incumplidas por el gobierno de Fidel Castro es lo que Benedicto XVI viene a tramitar con el de Raúl, para proveer una transición segura a la jubilación de Jaime Ortega -que muchos dicen será trasladado a Roma- y ver por dónde le entra el agua al coco con 6 o 7  millones de feligreses más que garanticen un presupuesto decoroso para el catolicismo en la isla.  No olvidemos que la Iglesia es la primera institución en lanzarse organizadamente al ruedo del desarrollo económico de los cubanos, ofreciendo maestrías en administración de empresa y finanzas desde hace unos meses, a través de una universidad católica en España.

No hay duda de que a ese mega-poder extranjero que es el Vaticano le interesa el progreso del bolsillo de los cubanos, porque para que tenga éxito aquello de “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, las arcas ciudadanas tienen que estar abastecidas.  Y no se tenga duda de que la otra trinchera de esta visita es la de los derechos reproductivos: regresar a la Cuba [más española, más católica] del siglo 19, antes de la legalización del aborto , que fue a principios del siglo 20. El comunismo no tuvo nada que ver con eso.

Mujeres de Cuba: ¡Alerta! La institución más misógina del planeta y más discriminatoria de la mujer en sus prácticas laborales -cero mujeres al sacerdocio y a la jerarquía eclesiástica- desciende sobre nuestros territorios -isla y úteros- para trazar una ruta de recuperación de terrenos perdidos.

Advertisements
Published in: on November 27, 2011 at 1:05 pm  Comments (1)  

25 de noviembre: Contra la Violencia de Género

Desde 1991, y organizado por el Centro de Liderazgo Global de la Mujer de la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey, EE UU, se observa la campaña 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.

¿Por qué el 25 de noviembre? Porque en esa fecha, en 1960, aconteció lo que quizás pueda catalogarse como el asesinato político más obsceno e impúdico cometido en el siglo XX en un país de la América Latina: el perpetrado en República Dominicana contra tres mujeres por órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo. ¿Justicia para Minerva, María Teresa y Patria? No hasta el 17 de diciembre de 1999, día en que Naciones Unidas designa el 25 de noviembre como Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en honor a aquellas insignes dominicanas.

Las Hermanas Mirabal —Minerva, de 34 años; María Teresa, de 25; y Patria, de 36— militantes anti-trujillistas, regresaban a su residencia luego de visitar en prisión a sus respectivos esposos, encarcelados por actividades en contra de la seguridad del estado dominicano.  Trujillo ideó su ejecución, según narra en sus memorias el entonces Teniente Alicinio Peña Rivera. En el tomo, Peña Rivera recuerda sus propias acciones:

“Vengo de parte del ministro de las Fuerzas Armadas, General Román… las Hermanas Mirabal deben morir y se simulará un accidente automovilístico, ese es el deseo del jefe”. Interceptado el jeep donde viajaban de regreso a casa, las tres (también su chofer) fueron conducidas a punta de pistola, ahorcadas con pañuelos por un escuadrón de muerte integrado por seis hombres, y una vez muertas apaleadas para mejor simulacro del supuesto accidente. El vehículo, con los cuatro cadáveres, fue lanzado por un barranco.

Sería el principio del fin de El Jefe. El 30 de mayo de 1961, apenas seis meses después, Trujillo sería ultimado a balazos. Se cumplía aquello de “quien a hierro mata, a hierro muere”.

En los próximos días comentaremos el tema de la violencia contra la mujer, que ocurre a diario en las calles de cualquier país, en decenas de miles de hogares, a manos de maridos violentos, de jefes abusivos, de clérigos fanáticos, de tradicionalistas misóginos, y en algunos lugares —como Cuba— a manos de la policía política.

No hay más que leer la historia del presidio político de mujeres en la Cuba post 1959, y ver recientes fotografías y videoclips de las golpizas en contra de opositoras pacíficas en toda la isla, para conocer que en Cuba se practica una violencia sistémica y sistemática, tanto física como sicológica, contra mujeres de todas las edades y todas las razas, incluyendo las ancianas madres de opositores presos, y los hijos e hijas de activistas atropelladas por la policía política ante los ojos aterrorizados de su prole.

Ejemplo: la represión contra las Damas de Blanco. En ese contexto, las cubanas emulan el ejemplo de las Hermanas Mirabal cuando abogan por sus esposos e hijos. Contra las Damas, al igual que contra sus precursoras dominicanas Patria,  Minerva y María Teresa hace medio siglo, se desata la furia del Poder.

Published in: on November 27, 2011 at 12:51 pm  Leave a Comment